HISTORIA DEL ALBERGUE “HERMANOS EN EL CAMINO”

 

 

 

El albergue de migrantes Hermanos en el Camino fue creado el 27 de Febrero del 2007 en Ciudad Ixtepec, Oaxaca, por iniciativa del Padre Alejandro Solalinde. Más de 400 migrantes durmieron en el refugio la primera noche. El flujo de personas ha sido constante desde entonces, llegando a atender a cerca de 20000 personas al año. Desde aquellos tiempos acompaña a nuestr@s hermanos y hermanas migrantes y les ofrece asistencia humanitaria brindando alimentos y posada, como así también apoyo médico, psicológico y asesoría jurídica y legal. 

La mayoría de l@s herman@s migrantes llegaban en el tren de carga llamado “La Bestia”, y actualmente caminando y en condiciones precarias, especialmente desde la puesta en marcha del "Programa Frontera Sur", que ha iniciado una cacería indiscriminada de migrantes, aumentando los riesgos del camino. A lo largo de su viaje, much@s de ell@s son víctimas de asaltos, agresiones físicas y sexuales, abusos de autoridad, extorsiones, secuestros cometidos por parte de bandas delictivas y de la delincuencia organizada y, también, por autoridades públicas como policías de los distintos niveles y agentes del Instituto Nacional de Migración.

En este contexto, el Albergue los apoya en su camino, generando prácticas solidarias y defendiéndolos en la lucha por el respeto de sus Derechos Humanos.

 

MISIÓN del ALBERGUE:

Ser un organismo de asistencia humanitaria integral capaz de brindar toda la orientación necesaria a las personas migrantes en su tránsito por México.

VISIÓN del ALBERGUE:

Ofrecer servicios compensatorios de calidad como así también defender y promover los derechos humanos de las personas migrantes acompañándolas y promoviendo su constitución como sujetos activos, hacedores y transformadores de su realidad.


CONTEXTO

 

El Albergue de Migrantes Hermanos en el Camino se encuentra en la región más pobre de México. El Estado de Oaxaca presenta, junto con Chiapas y Guerrero, los índices más altos de analfabetismo, pobreza extrema, marginación y desempleo. Ciudad Ixtepec, con su  importancia estratégica y geopolítica en el Istmo de Tehuantepec, cuenta con 24 mil habitantes, y ha sido  escogida  por la  delincuencia organizada para ser su centro de operaciones;  es el sitio más codiciado para obtener enormes ganancias lucrando con los transmigrantes, de todas las formas posibles.

Esta pequeña ciudad es el punto de convergencia entre el Océano Pacifico, el Golfo de México y los flujos migratorios procedentes del Sur, nutridos principalmente por hermanos centroamericanos. La mayoría de los hermanos llegan en el tren de carga, procedente del vecino estado de Chiapas; su recorrido en el tren  hasta ciudad Ixtepec dura aproximadamente entre 12 y 14 horas, o semanas caminando y estando constantemente expuestos a todo tipo de vulnerabilidades en sus derechos e integridad física.. En el trayecto muchos de  ellos son asaltados, explotados, mujeres violadas, y también extorsionados por la Policía Municipal, Estatal, Judicial, Federal y Agentes de Migración.

 

FUNDADOR


Pbro. Alejandro Solalinde Guerra
.

“El mayor desafío que tengo que superar es el de la intimidación, el acoso y la falta de respeto constantes de personas que no quieren que lleve a cabo mi labor de ayuda a los migrantes. Muchas autoridades locales, bandas de delincuentes y traficantes de droga quieren librarse de los defensores de los Derechos Humanos.” 

-- Padre Solalinde, octubre  2009.

 

 

VOLUNTARIADO DE LA HERMANA FERMINA CALVILLO

 

La Hna. Fermina Calvillo se encuentra como voluntaria en el Albergue “Hermanos en el Camino”

La hna. Emmanuel María Muñoz visitó el Albergue y pudo palpar el dolor, el víacrucis que viven nuestros hermanos del Salvador, Nicaragua, Guatemala, Honduras, que dejan sus países por diferentes motivos, buscando un hogar, más digno, sin violencia. Durante una semana compartió la misión que Fermina realiza en el Albergue. Tanto el P. Alejandro Solalinde  como el equipo de voluntarios y migrantes, externaron su cariño y gratitud al trabajo silencioso y entregado de la Hermana, no se la lleve su presencia es muy significativa para nosotros, para el Albergue.

 

Dios escribe recto en renglones torcidos, y con la presencia y experiencia que vive Fermina, es una puerta de bendiciones para nuestra provincia de México.

 

Vale la pena visitar el Albergue y dejarse tocar por todo lo que se vive en él.